Esencialmente el arte de vivir es un marco diseñado para que nuestra experiencia como seres humanos sea autoconciente, poder crecer y entender que somos co-participes de nuestra realidad. El arte de vivir es una exploración continua y su descubrimiento una sorpresa.

11/11/10

Mi Nombre Es Vergüeza Recurrente


Estuve allí cuando fuiste concebido.
En la adrenalina de la vergüenza de tu madre.
Me sentiste en el fluido de la matriz de tu madre.
Llegué a ti antes de que pudieras hablar,
Antes de que pudieras entender.
Antes de que tuvieras manera de conocer.
Cuando estabas desprotegido y expuesto.
Cuando eras vulnerable y estabas necesitado.
Antes de que se te limitara.
MI NOMBRE ES VERGÜENZA RECURRENTE.

Llegué a ti cuando eras mágico
Antes de que pudieras saber que yo estaba allí.
Partí tu alma.
Te perforé hasta el fondo.
Te infundí sentimientos de ser imperfecto.
Te inspiré sentimientos de desconfianza, fealdad, estupidez, duda, falta de valor e inferioridad.
Te hice sentir diferente.
Te dije que había algo malo en tí.
Manché tu semejanza con Dios.
MI NOMBRE ES VERGÜENZA RECURRENTE.

Existí antes que la conciencia.
Antes que la culpa.
Antes que la moralidad.
Soy el amo de la emoción.
Soy la voz interna que susurra palabras de condena.
Soy el estremecimiento interno que maldice a traves de tí,
sin un razonamiento previo.
MI NOMBRE ES VERGÜENZA RECURRENTE.

Vengo de tutores "desvergonzados", del abandono,
el ridículo, el abuso, el descuido, de los sistemas perfeccionistas.
Me fortaleció la inpactante intensidad de la ira de un padre.
Los crueles comentarios de hermanos.
El inexacto reflejo en los espejos.
El contacto que se siente repulsivo y espantoso.
La bofetada, el pellizco, la sacudida que rompe la confianza.
Estoy avivado por una cultura racista, sexista.
La justa condena de los fanáticos religiosos.
Los temores y presiones del aprendizaje.
La hipocrecia de los políticos.
La vergüenza multigeneracional de los sistemas familiares y disfuncionales.
MI NOMBRE ES VERGÜENZA RECURRENTE

Puedo transformar a una mujer, un judio, un negro, un homosexual, un oriental, un niño precioso:  en una mujerzuela, un despreciable, un apestoso, un maricón, un pequeño granuja.
Tengo un dolor que es crónico.
Un dolor que no desaparecerá.
Soy el cazador que te acecha noche y dia.
Todos los dias,  en todas partes.
No tengo fronteras.
Tratas de esconderte de mí, pero no puedes.
Porque vivo dentro de tí.
Te provoco la desesperación.
Como si no hubiera salida.
MI NOMBRE ES VERGÜENZA RECURRENTE

Mi dolor es tan insoportable que deben pasarme a otros
atraves del control, el el perfeccionamiento, el desprecio,
la crítica, la culpabilidad.
Debes cubrirme con adicciones, actuaciones rígidas,
representaciones y defensas inconcientes del ego.
Mi dolor es tan intenso que debes adormecerte para dejar de sentirme.
Te convencí de que me fuí, de que no existo;
experimentas aucencia y vacio.
MI NOMBRE ES VERGÜENZA RECURRENTE.

POR DIOS, PONGAMOS UN ALTO AL ABUSO INFANTIL Y A LOS PREJUICIOS INSENSATOS.
Post a Comment