Esencialmente el arte de vivir es un marco diseñado para que nuestra experiencia como seres humanos sea autoconciente, poder crecer y entender que somos co-participes de nuestra realidad. El arte de vivir es una exploración continua y su descubrimiento una sorpresa.

10/17/10

Hay Errores Que Se Pagan Muy Caro

Este relato lo escribí pensando en como los actos llevados a cabo sin reflexionar  y muchas veces en la inexperiencia de la juventud pueden no sin mucha frecuencia  salirse de control, y las consecuencias que estos actos nos acarrearán serán muy dolorosos.
Hace unos  dias estaba tomando un descanso tranquilamente en una banca de un  popular centro comercial de mi localidad, despues de ver visitado tiendas por aproximadamente 2 horas; cuando escuche a mi espalda una voz masculina que me dijo:
Buenas tardes señora ¿Como esta usted? ¿Hay algun incoveniente en que me siente a su lado por unos minutos?
Ensimismada como estaba en mis pensamientos no logré captar al primer instante el saludo ni la pregunta.  Mi primera reacción fue voltear a ver al hombre que habia pronunciado dichas palabras. Y al hacerlo me encontré con una cara sonriente y unos ojos muy brillantes como divirtiendose al ver mi expresion de desconcierto y duda.  Acto seguido extendio su mano y me dijo:
Hola, ¿no te acuerdas ya de mi? Soy  Ramiro (nombre ficticio), estudiamos en la secundaria con el profe Raul, el de Historia Universal, te acuerdas? En ese momento mi mente empezó a funcionar a mil por hora tratando de recordar quien podria ser este disque ex-compañero de escuela.  A lo que sólo atiné a decir con palabras por demas torpes - Ha que tal, ¿comó te va?  Y sin decir mas se sentó a mi lado sin esperar una respuesta o a volver a repetir la misma pregunta. Empesamos a charlar de cosas por demas intracendentes a comentar como la colonia habia cambiado, de que en el viejo barrio ya no habia casi nadie de la gente que vivia cuando nosotros viviamos en él. Y  poco a poco la luz se fue haciendo en mi al ir hilando y atando recuerdos.  Y pensé: Ramiro...claro Ramiro, aquel muchacho de tez morena clara y pelo peinado a la moda áquel chico que era el ideal de las adolecentes de la escuela. Áquel joven atlético e inteligente que el profe lo ponia como ejemplo de la clase para envidia y coraje de muchos compañeros. Fue cuando sin pensarlo mucho le pregunté, ¿bueno y que fue de tu vida? ¿que has hecho en todos estos años?  De pronto su sonrisa se cortó de golpe y desvió la mirada hacia el piso, y despues de algunos momentos me dijo:
Nada, casi nada. - comó que nada le respondí, algo has de ver hecho en todos estos años. Como trabajar, casarte tener hijos. ¿O no?
No, -me dijo-  No he tenido tiempo para eso. Sólo he vivido. 
Como vi que mis preguntas le habian incomodado de alguna manera, le propuse caminar; a lo cual el aceptó.  Despues de unos minutos caminando y viendo aparadores me invitó a tomar un café.
Cuando nos sentamos de nuevo me dijo:
Mira cuando uno es muy joven cree que todo lo sabe, que todo es pura diversión y que puede hacer cualquier cosa sin que haya consecuencias. - a lo cual yo asentí afirmativamente-y continuo diciendo: Se comenten errores y esos errores se pagan, y aveces de forma muy dura.
Una noche cuando regresaba con mis "cuates" de un "borlo" (fiesta), se nos occurrió por pura diversión entrar a robar a la casa de un señor que se dedicaba a pedir limosna cerca de la iglesia. Pensabamos que el pordiosero no opondria resistencia por estar ciego, y que sería divertido por la aventura y por las ganancias.  Pero en realidad el tal ciego no estaba tan ciego y claro que opuso resistencia; sólo que nosotros le superabamos en número y en juventud. Lo golpeamos hasta que quedó en el piso sin moverse, y salimos corriendo a todo lo que dabamos. A los gritos del hombre y con el ruido al salir corriendo hubo gente que nos miró y como heramos conocidos en la colonia supieron a quien acusar cuando lo encontraron casi muerto en el suelo. Me agarraron y me dieron "bote" (carcel) por 15 años. Cuando salí ya mi madre habia muerto y mi familia me tenia mucho coraje poque dijeron que por mi culpa élla habia muerto.  Ahora como nadie me quiere dar trabajo cuando saben que estuve en la carcel y nadie de mi familia me quiere pues estoy pensando en irme mas para el norte o a ver para donde agarro rumbo.
Ante aquella confesión tan inesperada me quede mirando a travez de la ventana viendo a la gente pasar.  Cuando voltee a verle de nuevo estaba cabisbajo y con lagrimas en sus ojos.  Me sentí mas abrumada que minutos antes y sin saber que decir me encaminé al reservado para mujeres, murmurando que en seguida regresaba.   Cuando logré poner en orden un poco mis ideas regresé a la mesa, pero el lugar que Ramiro ocupara minutos antes estaba bacio.  Se habia marchado sin despedirse.  No se si fue por vergüenza o porque se sintio rechazado, o quiza solo buscaba alguien con quien descargar todo el peso que llevaba en su alma.
Post a Comment